miércoles, 20 de abril de 2011

UNA MAÑANA DULCE

Era una mañana dulce donde
por la ventana miraba caer la lluvia
recordando que fue una tarde
de otoño donde le prometían
amor eterno,


Era una noche celestial
en la cual se entregaba
con todo su amor y con
sus tiernos labios lo besaba,


Pero que tristeza para ella
fue un atardecer donde tubo
que cambiar su destino,



Como poder obligarle que
se quede en donde siempre
se sintió muy poco amado,


Era demaciado grande
lo que ella sentía no
podía vivir sin él,


Siempre desde lejos
le miraba aquella mujer
que en su cama lloraba,


Y para que nadie se diera
cuenta escondía sus
lagrimas que sus ojos
derramaban.....

( Derechosreservados)
Reyna Linda Canáda
17/4/2011

No hay comentarios: